domingo, 28 de diciembre de 2008

im leaving


si te tuviera enfrente, abuela, te diría que me voy y no se si voy a regresar

te diría que tengo miedo, la incertidumbre del cobarde que se sabe en una disyuntiva poco feliz

sí, abuela, no te preocupes, te perdono todo: el malcriarme, el usarme como pantalla para un amor no correspondido o, como minímo, jamás comprendido, y también el que haya terminado siendo inseguro, demasiado consciente de mi mismo, preocupado por todo

tengo que irme, tengo que descubrir si mi vida termino antes de empezar o queda algo por cambiar en el penoso presente y el gris futuro que se me antoja lleno de desidia y perfidia

no puedo perdonarte dejarlo solo al abuelo, ese abuelo que nos encargo que te cuidáramos aunque no quisieras

mi madre sobrevivio a vos, mi padre también, pero no sin verse envueltos en tus tramas de oscuridad

todos portamos marcas indelebles, indescifrables de nuestras fallas, que son también las tuyas: almas lastimadas, portentosas en su opresión de un pecho que no puede ni quiere escapar

abuela, me voy, no volveremos a vernos (tal vez) y no te puedo decir nada porque ya no entendés

entonces escribo y me desentiendo