viernes, 9 de agosto de 2013

Lo pedís, lo tenés (o En la vida hay que elegir)

Contribución de una amiga anónima:




"Ese día que creés que todo va a estar mal porque te obligan a ponerte tacos, aros arreglados, maquillarte y salir a hacer no sé qué cosa… Es día la vida te sorprende, encontrás a alguien con una mirada que te deja pensando."
 
"Nunca entendiste cómo pero empezó a formar parte de tu vida, un encuentro, varios encuentros, horas de chat y chau. De repente lo tenés instalado en tu living mental, sentado a la hora del té, de la cena y, un día, el irrespetuoso se mete en tus sueños."
 
"¿Qué hace ahí? ¿Cómo pasó de ser un extraño desconocido a la persona con la que compartís tu día a día? No, obvio, no hay respuestas. Lo concreto es que está ahí, impávido, sonriente (bueno, esto pocas veces), preocupado, con intereses afines y, por suerte, una vida armada."
 
"Una vida armada que cuando la empezás a mirar bien, se cae enseguida, todos notan que si soplan la casita de cartas se vuela. Entonces te preguntás por la tuya ¿también es así de frágil? No, al parecer no, sin embargo no podés evitarlo y un día en un rapto de sinceridad le decís a un amigo, “este pibe me come el coco”."
 
"Uff! Lo dijiste, ahí está ocupándolo todo, tan atento, tan perfecto. Sabe lo que te pasa, te justifica, piensa como vos y cuando intentás correrte 2 metros lo tenés de nuevo proponiéndote algo a lo que seguro no te vas a poder negar."
 
"Claro, cómo negarte, si es con la persona que mejor te entendiste nunca, si en cada encuentro lo descubrís mirándote fijo sin razón, si cada vez que caminan dos cuadras en soledad esperás que te mire a los ojos y te bese. Claro, sí ya lo pensaste todo."
 
"También es cierto, nunca hubo una charla que pueda dar un indicio, una señal o algo que demuestre que esto es de a dos. Entonces volvés a pensar que sos una alucinadora crónica, que siempre lo mismo, que ¿Quién se va a fijar en vos? Sos una amiga copada, con onda, que comparte intereses pero de ahí a querer besarte hay una abismo que, por lo menos él, no quiere pasar. Sé sincera, al parecer, vos tampoco…"

sábado, 3 de agosto de 2013

Detalles, detalles

Dicen que Dios está en los detalles. Not quite. Días pasados, sin nada mejor que hacer, decidí pegarme una vuelta por el cielo. Luz cegadora, barca de la muerte con ciego y coima incluida, y para cuando quise acordarme ya estaba caminando sobre una nube.

Ante mi, una gran puerta del un plateado refulgente con dinteles dorados. Atmósfera de beatitud, Stones; Jazz de fondo, cool por donde se lo mire.

Traspuse la puerta y todo se oscureció de repente. Pensé "zas, se enteraron de mi paseíto, ahora me mandan al infierno".

volver

y no es tan trágico, mi amor
es este infierno, es este sol
que ayer, pareció tan extraño, 
o al menos tus labios

y yo me siento bien, 
es como hablarle a la pared
y tu podrías darme fe

los miedos, reciclados
son los mismos
son tan machos
un agujero donde esconderme
un aluvión de torturas

una canción mal recordada
unas teclas que suenan
una lluvia que no viene
y esas soledades del alma

cuando estoy, es porque estoy
cuando no estoy, es porque si
nunca el confort
no alcanza el amor

no, no alcanza