sábado, 3 de agosto de 2013

Detalles, detalles

Dicen que Dios está en los detalles. Not quite. Días pasados, sin nada mejor que hacer, decidí pegarme una vuelta por el cielo. Luz cegadora, barca de la muerte con ciego y coima incluida, y para cuando quise acordarme ya estaba caminando sobre una nube.

Ante mi, una gran puerta del un plateado refulgente con dinteles dorados. Atmósfera de beatitud, Stones; Jazz de fondo, cool por donde se lo mire.

Traspuse la puerta y todo se oscureció de repente. Pensé "zas, se enteraron de mi paseíto, ahora me mandan al infierno".

0 comentarios: